/  Solidaria  /  “Los ex alumnos de las escuelas católicas tienen un papel importante en ayudar a las instituciones que los educaron.”
Solidaria

“Los ex alumnos de las escuelas católicas tienen un papel importante en ayudar a las instituciones que los educaron.”

“Los ex alumnos de las escuelas católicas tienen un papel importante en ayudar a las instituciones que los educaron.”

El presidente de la Cofaec (Confederación Francesa de Antiguos Alumnos de la Enseñanza Católica), Laurent Grégoire*, está muy comprometido con el programa de ayuda que Francia presta a las escuelas cristianas del Líbano.

OLJ / Por palabras recogidas por Zeina SALEH KAYALI, el 21 de octubre de 2020 a las 00:00 am

 ¿Cuál es la génesis de este movimiento de ayuda a favor de las escuelas cristianas libanesas?

Todo comenzó con las alertas lanzadas en mayo: por una parte la carta abierta al Presidente de la República Libanesa escrita por el Secretario General de la Educación Católica Libanesa, el Padre Boutros Azar, que describió la catastrófica situación financiera de las escuelas cristianas en el Líbano y anunció que si no se hacía nada, el 80% de las escuelas podrían no reabrir a principios del año escolar 2020; luego, en el mismo sentido, la declaración del Patriarca maronita, el cardenal Béchara Raï, y de todas las tutelas de las escuelas cristianas (que se dividen entre escuelas patriarcales y congregacionales), y, paralelamente, el anuncio del Ministro de Educación libanés de entonces de que las escuelas públicas (30% de los alumnos en el Líbano) se encontraban en graves dificultades financieras.

¿Eso te hizo reaccionar?

Personalmente tengo lazos muy estrechos con el Líbano: de 1978 a 1980, ayudé a reiniciar la ESIB donde enseñé durante un período muy difícil, y he vuelto muchas veces desde entonces, incluso con mi familia. Estas alertas me sensibilizaron inmediatamente y me intercambié con las autoridades de la educación católica de Francia y del Líbano. Lamentablemente, la FAEC, la Federación Libanesa de Antiguos Alumnos de Escuelas Católicas, está actualmente inactiva, y estos últimos tienen un importante papel que desempeñar para ayudar a las instituciones que los educaron.

¿Cuáles fueron las primeras acciones?

En primer lugar, los líderes políticos franceses fueron informados de este riesgo para las escuelas francófonas en general, y las escuelas cristianas en particular. De ahí los dos anuncios de ayuda financiera desde entonces: el gobierno francés ha liberado 15 millones de euros para las escuelas aprobadas y concertadas, es decir, unas cincuenta escuelas, entre ellas una treintena de escuelas cristianas.

Además, se está proporcionando una ayuda de dos millones de euros en el marco del fondo anunciado por el presidente Emmanuel Macron para las escuelas cristianas. Esta ayuda, gestionada por el OEuvre d’Orient, afectará a un buen centenar de escuelas. El Comité de salvaguardia de las escuelas del Líbano, que reúne a varias ONG francesas por iniciativa de OEuvre d’Orient y con el apoyo de la educación católica francesa, también presta ayuda adicional.

¿Cómo se distribuirá esta ayuda?

Estas diferentes ayudas se utilizarán para pagar las tasas escolares (como las becas) de los estudiantes de familias que no pueden pagarlas en su totalidad. La Embajada de Francia y OEuvre d’Orient les pagarán directamente en efectivo. También hay que recordar que el primero en movilizarse en el momento de las alertas fue el Santo Padre que envió grandes sumas de dinero, de nuevo para becas directamente del Nuncio Apostólico.

¿Esta ayuda salvará a todas las escuelas?

Desafortunadamente, hasta donde yo sé, algunos ya se han cerrado o reagrupado. Personalmente, lamento que no se haya dado más prioridad a las escuelas más pobres, pienso en las escuelas semilibres y las escuelas técnicas, que sabemos que el gobierno libanés no ha pagado los subsidios que les debe.

¿También ha tomado otras medidas?

Sí, he escrito a todos los líderes de las asociaciones de alumnos de las escuelas católicas de Francia. Algunos de ellos han reaccionado, puedo citar la acción de los antiguos alumnos del colegio jesuita de París que han enviado una importante ayuda financiera para los tres colegios jesuitas de la Bekaa.

Luego, en el marco del secretariado general de la educación católica en Francia, hemos identificado las cuarenta escuelas que tenían o que

tienen acuerdos de hermanamiento o asociación con escuelas libanesas. La asociación Francophonia-Lebanon, presidida entonces por Clotilde de Fouchécour, había creado varias de ellas organizando intercambios de profesores. Estamos en el proceso de relanzar estas asociaciones, pero también de fomentar la creación de otras nuevas. En este marco, Louis-Marie Piron, responsable de las relaciones internacionales de la educación católica francesa, organiza a principios de enero un encuentro de escuelas católicas francesas que se asocian con escuelas libanesas.

También hay acuerdos de hermanamiento entre diócesis…

Sí, y nos gustaría intentar extender la actividad de estos hermanamientos entre diócesis, que actualmente son cinco, a los hermanamientos entre escuelas de estas diócesis, como ya es el caso entre las diócesis de Lyon y Antélias. También he elaborado una lista de los 29 hermanamientos de comunas existentes entre Francia y el Líbano y vamos a proponer a estas comunas que hermanen sus escuelas, tanto privadas como públicas.

¿Ya tienes comentarios alentadores?

Sí, las primeras respuestas son alentadoras. Mi vínculo con la educación católica en el Líbano y mi conocimiento del campo me permiten poner a las escuelas francesas en el buen camino. Una escuela de Lyon me contactó espontáneamente fuera de cualquier hermanamiento. Espero ver un desarrollo favorable de estos diversos contactos en las próximas semanas y meses. La idea es fortalecer estos vínculos que a menudo ya existen a nivel de las congregaciones pero que deben extenderse a los laicos.

¡Eres un hombre precioso para el Líbano!

Me siento en deuda con el Líbano porque, mediante un decreto firmado justo antes de terminar su mandato, el Presidente Amine Gemayel me nombró Oficial de la Orden Nacional del Cedro por los servicios prestados en el Líbano. ¡He estado tratando, desde entonces, de merecer esta distinción!

¿Las cosas también se mueven globalmente?

Sí, está actuando Philippe Richard, el Secretario General de la Educación Católica Internacional, que reúne a todas las Secretarías Generales del mundo (OIEC), que es muy sensible a la situación en el Líbano. Se trata de mostrar la solidaridad de todas estas secretarías nacionales con la del Líbano. Otro ejemplo es la asistencia prestada por las congregaciones mundiales que tienen escuelas en el Líbano.

En este contexto, la crisis de Covid-19 no ayuda a las cosas…

Lejos de ello, los amplifica dramáticamente. En particular, existe una verdadera urgencia por desarrollar la educación a distancia. Estoy muy preocupado por esto porque en algunas familias no hay computadoras y los niños tienen que seguir cursos en los teléfonos móviles de sus padres. Por lo que sé, el sistema de educación católica libanés está en proceso de desarrollar un sitio para aumentar la posibilidad de cursos en línea.

¿Qué se puede hacer en el Líbano para ayudar a que esto suceda?

Por supuesto, es conveniente reactivar la federación libanesa de exalumnos y crear asociaciones de exalumnos en muchas escuelas que aún no tienen una. También creo que, como se hizo en Francia hace algún tiempo, tenemos que entregar a los voluntarios laicos (padres y exalumnos) para que ayuden en las escuelas, especialmente para la gestión.

Para concluir, expreso el deseo de que esta crisis catastrófica que vive actualmente el Líbano sea al menos una oportunidad para fortalecer una vez más la fraternidad entre Francia y el Líbano.

*Secretario General a nivel europeo y, a nivel mundial, representante ante la Unesco.